jueves, 16 de julio de 2009

Secretos



Él había resuelto dedicarle su vida al secreto de las vides y sus jugos, yo estaba metida, casi sin darme cuenta, en un mundo de música y vinos y blends y cepas y degustaciones del que sabía muy poco. Él relataba experiencias de enólogo en una bodega boutique de algún paraíso mendocino y yo estaba a gusto jugando a diferenciar varietales y hacer radio. Él hablaba de las virtudes de un vino mundialmente premiado y yo despotricaba contra una etiqueta que (debió reconocerlo) dejaba bastante que desear.

Habría sido una conversación más de las tantas que se daban entre bloque y bloque con cada entrevistado. Habría pasado sin pena ni gloria como el creador de un vino exquisito con etiqueta espantosa. Habría, todo esto, escapado de mi memoria si él, de más de cuarenta años, no me hubiese dicho a mí, que no llegaba a los 25, una frase que todavía recuerdo.

Vas a saber cuál es tu vino preferido cuando descubras a la persona con la que querés compartirlo.


6 comentarios:

Angie dijo...

será por eso que salto de etiqueta en etiqueta, sin encontrar la ganadora?
esa frase quedara tambien en mi mente. gracias.-

Soledad dijo...

No será al revéz?
Para mi la compañía mejora notablemente el vino... o la empeora, depéndrico!

Psicologa con problemas dijo...

el origen de mi alcoholismo? tucuMALA

Café (con tostadas) dijo...

Buenas!

Angie
, será por eso que seguimos probando vinos?

Sole, pero vos estás hablando de cualquier vino y él hablaba de el preferido! ;)

TucuMala, somo varias las que encontramos a quién culpar!

Salú!

Alcohólico con nombre dijo...

La verdad que linda frase... no me pondré ahora a analizarla.. hay cosas que mejor que queden en la cabeza de cada uno
Abrazo grande
Desde un rincón del mundo... brindo contigo... salud!

Café (con tostadas) dijo...

Alcohólico con nombre, definitivamente, hay cosas que mejor que queden en la cabeza de uno... pero soy curiosa! me contás?

Brindemos, entonces... salú!