viernes, 27 de marzo de 2009

Gajes de la soledad - Hoy: Ir al cine solo

Estar solo no es tarea fácil. Y cuando digo solo no digo que uno está solo en la vida. Me refiero a no estar en pareja. Pero, cuidado, esto no es una queja. Me llevo muy bien con mi soledad. Bah, nos llevamos bien. Porque esto es de a dos, viste?

El tema que nos reune hoy (malbec de por medio, claro) es ir al cine solo. Empecemos por las cosas positivas que las hay. No hay que arreglar con nadie. No hay problemas de horarios. No hay que esperar a ninguna pareja impuntual. Y lo mejor de todo, no hay discusiones sobre qué película ver. Hasta acá lo positivo.

Pasemos ahora a las cosas feas, tristes o negativas que aparentemente tiene ir al cine solo. Uno hace la fila para sacar las entradas y empieza a cogotear hacia adelante y hacia atrás para ver si puede divisar a alguien en la misma situación. Difícil. La gente no va al cine sola. Mucho menos las mujeres. Si, ya sé, alguien me va a decir: "Yo tengo una amiga que siempre va al cine sola". Bueno, nunca la vi.

Cuando finalmente nos llega el turno a nosotros (a mi soledad y a mi, si) comprobamos que los complejos de cines cambian, las películas cambian y hasta las vendedoras cambian. Eso sí, lo que no cambia es la pregunta que más nos duele. Esa pregunta que nos enfrenta con nuestra realidad una y otra vez: "Una sola?". Sí, una sola. ¿Cuál es el problema? Acaso al que pide dos entradas le preguntan "Dos solas?"

Superada la compra de las entradas. Perdón, de LA entrada, llega el momento de entrar a la sala. ¿Hay algo peor que ir al cine solo? Si, que además de ir solo haya poca gente. ¿Hay algo peor que ir al cine solo y que además haya poca gente? Si, que la poca gente que haya sean 3 parejas.

Uno entra y automáticamente recibe las miradas de cada una de las personas que componen esas 3 parejas. Creo que la gente trata de averiguar si uno está solo o es que en realidad nuestra supuesta pareja se demoró en el baño o comprando algún que otro combo de pochoclos, nachos, gaseosas y panchos, y uno se adelantó a reservar las butacas. Lentamente se irán dando cuenta de que no hay ninguna pareja en ningún baño, ni comprando ningún combo de nada.

Elegir donde sentarnos con 3 parejas distribuidas por la sala no es tarea sencilla. El lado positivo de que haya poca gente es que uno evita tener que sentarse al lado de una pareja que, seguramente, es la más melosa de todo el complejo. Siempre tengo la suerte de sentarme al lado de la pareja joven, la pareja de la primera salida donde la pasión está a flor de piel y el cine y la película son una excusa para franelearse...

Me siento estratégicamente lejos de las 3 parejas, lejos de cualquier ruido a beso. Empieza la película. La disfruto. La paso bien. Elegí bien.

Llega el final. Particularmente me gusta quedarme leyendo los créditos. Me interesa grabarme los nombres de actores, directores de arte, sonidistas. Nunca supe bien para qué, pero lo hago. Las parejas también se quedan, aunque en este caso no por interés en los créditos, claro. Esta vez tuve suerte. No hubo tanto ruido a beso ni franeleo durante el filme. Por eso, respetuosamente me levanto y los dejo solos, con su pareja. Y yo, me voy con la mía...

6 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

Eh, hay otra positiva... la soledad no paga entrada ni roba pororó! ;)

Wonder dijo...

Ojalá que las positivas pesen más que las negativas.
Personalmente, no me gusta ir al cine sola.
Aunque me gusta la soledad.
Pero en el cine... mmmm.
Te envidio un poquito que sepas manejarte tan bien con ese tema.

Besos.

Vicky dijo...

No me animé todavía a ir.Las veces que lo planié siempre me imaginé en una primera función donde, creo, va a haber menos parejas y más personas en mi situación..

Besos

maximuski dijo...

Je, a mi me encanta ir al cince sola, lo hago desde hace mas o menos 5 años. Es lindo que no haya nadie comentando en tu oído la película xD, y tener el popcorn y la gaseosa para uno solo. Y mejor cuando hay poca gente en la sala, más paz.

No se, pero siempre he visto el cine como una experiencia personal.

Malbec dijo...

Hola a todas! Tarde pero seguro diría el refrán...

Café: Lo vería como positivo si fuera el tacaño que no soy. Invitaría con gusto la entrada y el... acá le decimos pochoclo! jajaja!

Wonder: Por supuesto que pesan más sino sería un castigo ir al cine solo. Me gusta mucho el cine como para no ir por no estar en pareja. Además, personalmente prefiero ir solo a ir mal acompañado, vio?

Vicky: Si te gusta mucho el cine, tenés que animarte. La función es lo de menos. Si superás el tema de salir de casa y ya tener la entrada, el resto es todo ganancia.

Maximuski: Como dije más arriba puedo disfrutarlo solo o acompañado. Pero la compañía no puede ni debe ser cualquier compañía. Tuve malas experiencias estando en el cine con aquella que nunca debió haber salido de la cama...

Besos a todas, gracias por estar...

Me empieza a preocupar que este espacio sea copado por la banda femenina, jajaja! Es que ya no quedan hombres? =P

Yamila dijo...

Hola soy nueva en el foro, entre buscando opiniones sobre ir al cine sola......esta tarde creo q me animo. Voy a ver.....saludos